martes, 19 de junio de 2007

monstruo comeuñas

Dios! He escrito un cuento!!!! O casi… :S

Los cuentos siempre me quedan con un tonito gilipollas infantiloide (más que el resto de cosas… se entiende) Y bueno (después de excusarme un poco), siempre me veo en la obligación de empezarlos con la típica frase tonta que odio, eso de “Érase una vez”… así que este empezará de otra forma…

Cuentan y dicen que era, érase que era una vez (juis) un grupo de personas que todos los días se sentaban en la misma escalera a hacer tiempo. Lo metían en relojes de arena, y en capsulas de cristal. Hacían tiempos largos, instantes, eternidades… pero no se quedaban nada, sólo sabían hacerlo y perderlo; nadie les había enseñado a gastarlo, mucho menos a aprovecharlo, y preferían repartirlo o simplemente tirarlo disuelto en el poso de un granizado de limón. Cada uno aplicaba su técnica, unos hablaban, otros garabateaban en un bloc, se dormían despiertos, se quejaban del día, escribían, fumaban, soplaban , comían cualquier cosa, miraban al infinito, o a quién tuvieran delante, leían, cantaban, entraban, salían, subían, viajaban… lo que fuera, cualquier cosa valía.

Un día estaba uno consiguiendo embotellar una tarde entera de abril a base de morderse las uñas cuando llegó una de las personas más diestras en este arte, único encontrando formas nuevas de lo más surrealistas con las que sacar segundos nuevos, y le gritó “¿No sabes que ahí tienes neuronas? Si sigues mordiéndote las uñas perderás toda tus habilidades mentales!”… y a la más pequeña del grupo aquello le dio qué pensar…

Ella que se pasaba el día haciendo tiempo de la manera más tonta, sólo sabía fabricarlo mirando al infinito o durmiendo, y en realidad no le interesaba saber hacerlo de ninguna forma más, estaba obsesionada con usarlo… pero no sabía, por más que pensaba no se le ocurría ninguna forma para hacer que el tiempo que sacaba le resultara útil, y de tanto pensar en el tema, era la que menos tiempo conseguía hacer, y eso su orgullo no se lo podía permitir. Pero si tenía razón, si en las uñas de la gente habían neuronas…. Podría comerse las uñas de los demás mientras dormían y hacerse más lista. Y si se hacía más lista, se le ocurriría alguna forma para utilizar bien el tiempo!

Así que desde esa misma noche, escrúpulos a la basura, cuando sus amigos se dormían se dedicaba a mordisquearles las uñas con sigilo para no despertarles. Y por el día intentaba ejercicios mentales para probar si su nuevo invento funcionaba. Se hacía exámenes y pruebas de aptitud, test de inteligencia y cosas de esas. A base de hacer y hacer se los empezó a aprender y cada vez le salían mejor, corroborando sus teorías, así que también perfeccionó sus métodos cortaúñas. Por las noches se disfrazaba para que nadie la pudiera reconocer si se despertaba a media faena, y llevaba con ella un bote donde iba guardando con rapidez todas las uñas, que ahora ya cortaba en vez de morder, para comérselas luego tranquilamente. Ya empezaba a tener un montón de recetas curiosas con uñas como ingrediente principal. Croquetas de uñas, tarta de queso con uñas y melocotón, uñas salteadas con jamón, en ensalada, con pasta, con pan y mantequilla…

Su vida nocturna era tan ajetreada que poco a poco dejó de vérsela durante el día. El tiempo que pasaba despierta lo dedicaba a comer y hacer test, y no podía dejar que la vieran. Ya sólo salía de casa enfundada en su disfraz y el único contacto que tenía con otras personas era para cortar sus uñas mientras dormían. Su carácter se fue enranciando y sus movimientos a la vez se volvieron más toscos, como su persona, su sigilo en la noche iba disminuyendo y ya empezaba a oírse hablar de un monstruo feo y peludo que aparecía por las noches llevándose las uñas de la gente…

(Esta se tiene que morir porque le da un mal de comerse las uñas, no? Como decía mi abuela con las cáscaras de las pipas, un día una se le fue por el lado que no era, se le metió por las venas le llegó al corazón y la mató! Fin del cuento… no sé como terminarlo! ayuda? )



(juis) Es como empezaba el preciosísimo himno de mi colegio…
y sí, cada vez que habeis pensando mientras leíais, ¿a esta niña no le da vergüenza escribir estas tonterías?... sí, un poquito sí, lo justo :P

4 comentarios:

krikri dijo...

jejeje yo si me di cuenta de nuestr precioso himno...mientras lo leia en vez de leer lo cantraba... DIOSSSS NOS HAN ABDUCIDO EN ESE COLEGIO!!! y el final..... chica mia terminalo no me pongas qno sabes cmo continuar!!mira te perdono porq era tarde y tarias cansaita...pero jooo q bonito!!!
MUAK!

marina dijo...

Lo de las pipas no cuela?? :)

paulita dijo...

que dios nos queria taaanto que mas ya no pudo seeer, que mas ya no pudo seeeeeeeeeeeeer. Ey lo conseguiiiii me lo he ledio, que me llevo de premio???? nada de comida que despues d leer esto se me ha kitado el hambre
lo unico que sobra es el principio tu afan x excusarte, escribe y no pienses anda, q es tu blog y puedes escribir de lo que quieras, incluso del proceso digestivo de una paloma coja
UN BESOOOO

marina dijo...

me excusaría por excusarme, pero eso ya sí que no... porque en realidad lo he puesto por eso mismo... no?
Y no me sé lo de la paloma, pero déjame que investigue y ya verás que post más bonito te saco!!
besooos