jueves, 24 de julio de 2008

2

Siempre he intentado practicar la inexpresividad, sin pistas emotivas… pero sé que tengo dos ojos saltones, como esos de las gafas de los payasos que cuelgan de unos muelles, que brincan cuando menos me lo espero, delatores, se salen de su sitio y no se dejan controlar. Igual les da por reírse mientras yo me contengo, que se cierran cuando quiero aparentar un profundo estado de concentración. Son unos desvergonzados que miran fijamente cuando intento no ponerme colorada, o se ponen a llorar si intento comerme un cabreo… Traidores.

Estoy planteándome echarlos de casa y sustituirlos por unos nuevos. Ir a un antro como el de Blade Runner a que me consigan unos bien bonitos, con algún certificado que me asegure que están amaestrados. Que si grito "sit!!!" Se me queden quietos, y si grito "arrrre!!!" se pongan a brillar.
pd: feliz cumpleaños

3 comentarios:

krikri dijo...

me gustan los q tienes.... no se acepta el cambio.... asi con solo mirarte....... :) además... q asi no necesitas hablar... te ahorras saliba:P

Besossss

marina dijo...

Si me los quedo me puedo callar? Hay trato! :d

Paula dijo...

no vale callarse, yo lo llevo intentando 24 años y siempre me han dicho que tengo q hablar mas.
Te quiero!!